Sueño Circular (de André Cruchaga)





SUEÑO CIRCULAR

A Rosario Alonso,
realidad entera de la poesía.

La bala en el trípode apuntando a los alelíes.
Francotiradores de aviesa mirada muerden
el horizonte —rasgan las pupilas de los relojes,
abren los cuerpos sin hablar, al crepúsculo.
—Existe el Evangelio pero no sirve para las batallas:
ni en los cónclaves nutre las conciencias,
aprendices de un diálogo con más falos que días
sin pecado, con más escorpiones que larvas
para alimentar en los días de vacas flacas.
He vivido habitando la tumba de las moscas, entre
seducciones y ciertos aforismos que en nada han cambiado
las pústulas de las alcantarillas o la infamia en la sangre.
Después de todo no sé si se pueda restaurar la vida
con escapularios de sotanas raídas, restaurar la sangre
desafiando a los ordenadores o al mismo verdugo
que se tornó animal —animal de muerte. Lobo de almas.
Nada hay frente a estos ojos: salvo en frío y el sonido
vago de la noche susurrando sin palabras al oído.
Nada hay en las aldabas, en las viseras, en las uñas:
salvo calles absurdas sin espejos, niebla y sed y miedo
y otra vez calles sin lunas plenas en las pupilas.
No hay manera de saberse vivo, sino en la proximidad
de la muerte —cuando la tiza de la memoria escribe ansias,
y el minuto llaga en la asfixia hasta cegar el portento.
No hay manera de estar aquí sin socavar el aliento:
—las aguas rompen los pétalos en ráfagas; la memoria
—sorbo de quinina—, en fuerza funeraria del tercer mundo.
La herida en el costado me empuja hacia un nudo
de sobresaltos, hacia una cárcel donde no hay arco iris.
Después de todo, estos son los sueños que besan
el invierno de mi letargo, —la espuma crucial de mis ahogos,
el zumbido ciego, no inmune, del alba…
La oscuridad se ha vuelto un eterno papiro en mis poros.
Eterno y cierto —sumo y obseso aprendizaje, tinta
sobre piedra, posesa desnudez del cuerpo que a ratos
se encrespa en las manos como un gato entre cardos.
El horizonte se ha vuelto una frontera con paredes:
la ficción, ahora, puede convertirse en paraguas;
la cruz en desclavado aliento, en ventana de cierzo,
en un solo aliento donde la saliva deje de ser martillo;
en un solo murmullo donde el trino sea la aldaba que abra
como en el mar de antaño, las aguas claras del destino.
El sueño es como el pan cuando se reparte sin amenazas.
La cama es sueño cuando las almohadas aletean
en esa fragua insospechada de las crepitaciones.
La vida es vida, simplemente, cuando una hogaza de paz,
disuelve, sin sangrar, cualquier escombro…


Barataria, 29.III.2009


André Cruchaga

.

( Muchísimas gracias André, todo un lujo)

...................................................................................................................................................................


Versión traducida al catalán por Pere Bessó i González

.
SOMNI CIRCULAR


A Rosario Alonso,
realitat entera de la poesia.

La bala al trípode apuntant les violes.
Franctiradors de malèvola mirada mosseguen
L’horitzó —esgarripen les nines dels rellotges,
Obrin els cossos sense parlar, al crepuscle.
—Hi ha l’Evangeli però no serveix per a les batalles:
Ni en los conclaves nodreix les consciències,
Aprenents d’un diàleg amb més fal·lus que dies
Sense pecat, amb més escorpions que larves
Per a alimentar en els dies de vaques flaques.
He viscut habitant la tomba de les mosques, entre
Seduccions i certs aforismes que en res no han canviat
Les pústules dels albellons o la infàmia en la sang.
Després de tot no sé si es podrà restaurar la vida
Amb escapularis de sotanes ragudes, restaurar la sang
Desafiant els ordenadors o al mateix botxí
Que es tornà animal —animal de mort. Llop d’ànimes.
Res no hi ha davant d’aquests ulls: llevat del fred i el so
Vague de la nit mormolant sense paraules a l’oïda.
Res no hi ha a les baldes, a les viseres, a les ungles:
Lllevat de carrers absurds sense espills, boira i set i por
I una altra volta carrers sense llunes redones a les nines.
No hi ha manera de saber-se viu, sinó a les rodalies
De la mort —quan el guix de la memòria escriu ànsies,
I el minut plaga en l’asfíxia fins a cegar el portent.
No hi ha manera de restar ací sense soscavar l’alé:
—Les aigües trenquen els pètals en ràfegues; la memòria
—Glop de quinina—, en força funerària del tercer món.
La ferida al costat m’empenta cap a un nus
De sobresurt, cap a una càrcer on no hi ha arc del cel.
Després de tot, aquests són els somnis que besen
L’hivern de la meua letargia, —l’espuma crucial dels meus ofegaments,
El zumzeig cec, no immune, de l’alba…
La foscor s’ha tornat un papir etern als meus porus.
Etern i cert —Summe i obsés aprenentatge, tinta
Sobre pedra, possessa nuesa del cos que a estones
S’encrespa en les mans com un gat entre cards.
L’horitzó s’ha tornat una frontera amb parets:
La ficció, ara, pot convertir-se en paraigües;
La creu en desclavat alé, en finestra de cerç,
En únic alé on la saliva deixe de ser martell;
En únic xiuxiueig on el refilet siga la balda que descloga
Com en el mar d’antany, les aigües clares del destí.
El somni és com el pa quan es reparteix sense amenaces.
El llit és somni quan els coixins s’aletegen
En aqueixa farga insospitada de les crepitacions.
La vida és vida, simplement, quan una fogassa de pau,
Dissol, sense sagnar, qualsevol enruna…


Barataria, 29.III.2009


Traducción: Pere Bessó i González

14 comentarios:

Yose Álvarez-Mesa dijo...

La vida es vida, simplemente, cuando una hogaza de paz,
disuelve, sin sangrar, cualquier escombro…


Esos dos versos finales son ya de por sí todo un poema: ¡precioso!
Besos André y Ros.
Yose

Rosario Alonso dijo...

Yose gracias por tu comentario. Este poema es de todo un lujo.

Un besazo

MiLaGroS dijo...

Opino como Yose. Estos versos finales son una maravilla. Felicidades. milagros

Rosario Alonso dijo...

Milagros tomo esas felcitaciones para André que al fin y al cabo es el autor.

Gracias por tu comentario.

Un abrazo

Ángeles FERNANGÓMEZ dijo...

¡Qué poemazo!
"El horizonte se ha vuelto una frontera con paredes:
la ficción, ahora, puede convertirse en paraguas;
la cruz en desclavado aliento, en ventana de cierzo,
en un solo aliento donde la saliva deje de ser martillo;
en un solo murmullo donde el trino sea la aldaba que abra
como en el mar de antaño, las aguas claras del destino".
Me gusta todo, pero señalo estos versos que me han impresionado en extremo.
Rosa, cariño, estoy un poco ausente del blog y de los blogs esta temporada. Primero porque he estado a tope y después (sigo trabajando un montón pero menos ya), pero después, porque he querido darme un respiro y descansar.
Volveré a estar habitualmente, claro que sí.
Besazos

Rosario Alonso dijo...

Ángeles ay, siempre me hace ilusión encontrarte.
Coincido contigo en que es un poemazo. El amigo André Cruchaga se lo ha currado.
En cuanto a las ausencias yo ando también en otros lios y tampoco visito apenas los blog. Tendremos que remediarlo :-)

Un besazo mi niña.

INZOA dijo...

Impresionante. Mi más sincera admiración para el autor.
Un saludo, Rosario

Rosario Alonso dijo...

Inzoa de acuerdo contigo.
Gracias por coemntar

Un abrazo

juan carlos gómez rodríguez dijo...

Que rotmo tan trepidante el de este discurso poético, lleno de imágenes provocadoras y evocadoras, a las que nos tiene acostumbrado André.Una voz fuerte y sin concesiones si no es a la belleza.¡BRAVO TEXTO!Rosario.
Aprovecho para invitarte/rosa leer en mi blog Poeta en Babel. Una colección de catorce poemas en los que voy desgranando mi relacción con la poesía, y la palabra. Te/os espero

Francisco José Segovia Ramos dijo...

El Cruchaga se lo curra. Buen poema que es un lujo tener en tu blog.

Un beso, Rosario

M. Angel dijo...

Rosario, gracias a ti por publicarlo y al autor por regalarlo a tus lectores.

Abrazo

Rosario Alonso dijo...

Juan Carlos buen análisis del poema de nuestro querido André.
En cuanto a tu blog voy rauda y veloz (anda salió una rima jejeje)

Un abrazo

Rosario Alonso dijo...

Sí Paco es un lujo tenerlo.

Un abrazo

Rosario Alonso dijo...

M. Angel es todo un honor contar con algo de su obra. Yo estoy que no quepo en mí :-)

Un abrazo y gracias por comentar.